Este post es un poco diferente a los que soléis leer en el blog. Es un poco especial porque se lo quiero dedicar a dos personas que durante los últimos meses han formado parte del equipo en Eva Pellejero y que han sido nuestra familia por un tiempo. Seguro que si nos habéis visitado, ya las habéis conocido. Y es que esta primavera Silvia y Rocío han sido nuestras chicas de prácticas de peluqueria en el salón.

Ya llevábamos cinco años sin tener personal en prácticas, por muchos motivos… Pero éste año tuve una muy buena sorpresa: Hacia el mes de diciembre recibí emails de dos chicas que me escribían dejándome claro las ganas que tenían de aprender y la admiración que sentían por nuestro trabajo en el salón.  Querían formarse como profesionales de la peluquería, así que habían comenzado por estudiar un módulo de grado superior en el IES Santiago Herández. No sabéis la emoción que sentí cuando vi que preguntaban si era posible formar parte del equipo para realizar sus prácticas. Me asombró mucho la ilusión que ponían y también me sentí un poco identificada… ¡Ya que me recordó a mi época de estudiante! Estas chicas tenían muy claro, como yo, que quien algo quiere, algo le cuesta, y estaban poniendo todo su empeño en conseguirlo.

Me llamó tanto la atención que tenía que conocerlas, así que les dije que estaría encantada de hacerles una prueba para ver si estaban capacitadas para realizar las prácticas. Y es en nuestro salón somos muy exigentes con el servicio que damos a nuestros clientes, así que hay que cumplir unos requisitos… No sólo técnicos sino también de saber estar, educación, presencia, y todo aquello que nosotros consideramos imprescindible.

No hay que decir que por supuesto pasaron la prueba, así que me puse en contacto con su tutora (que por cierto es un amor de persona) para concertar las prácticas. Y no me equivoqué, porque desde el minuto uno Rocío y Silvia han demostrado unas ganas de trabajar y una ilusión tremendas, y han absorbido toda la información y el aprendizaje que podían. Desde luego se nota su pasión por la peluquería y han trabajado lo intrabajable durante esta temporada, que además son los meses con más carga de trabajo. ¡¡Emociona sólo el pensar que sigue habiendo gente en esta profesión con tantas ganas ya desde la juventud!!

Todo el equipo nos implicamos al máximo con ellas: Los tres primeros días los dedicamos exclusivamente a formación para darles una base fuerte. A partir de entonces, Carmen, Alejandro y Olaya les enseñaban día tras día formas de mejorar y comenzaron a tener contacto con nuestras clientas y todo el resto del equipo. Incluso Raquel,nuestra recepcionista fué su tutora de practicas, se encargó además de distribuir sus horarios y de estar pendiente de las chicas.

Una mención especial y cariñosa a Natalia Gil Burgos, la tutora de Peluquería del Santiago Hernandez. Su trabajo ha sido fundamental porque nos puso las cosas súper fáciles para todos… Y eso hace que a día de hoy esté encantada de repetir la experiencia si es tan positiva como ésta.

Y es que la energía que estas chicas nos han transmitido es increíble. Saber que hay gente dispuesta a hacer lo imposible por perseguir un sueño, a trabajar duro y a mejorar. Como se suele decir, si quieres que algo cambie, ¡primero tienes que cambiar tu mismo! No puedes obtener resultados diferentes si no cambias primero lo que tú haces.

Como ya han acabado sus prácticas, ¡les hemos tenido que decir adios! Pero ha sido genial tenerlas con nosotros, hemos pasado muy buenos momentos y han vivido una experiencia 100% Eva Pellejero. Además se llevan de recuerdo una de nuestras herramientas imprescindibles, la última GHD edición especial para seguir practicando siempre que quieran.

Lo que tenemos claro es que son dos chicas que valen un montón… De hecho una de ellas continúa trabajando en nuestro salón, y es una verdadera lástima no poder contar con las dos, ya que una vive fuera de Zaragoza. Hubiera sido genial poder ampliar nuestro equipo con dos personas con tantas ganas de aprender y vivir la profesión como ellas.

A las dos les deseamos muchísima suerte. Muchas gracias Rocío y Silvia, ¡sois un amor! Y a todas aquellas que se hayan sentido identificadas… Si tienes un sueño que quieres cumplir, si quieres ser una profesional de la peluquería, ¡escríbenos! Nos encantaría conocer a todas aquellas que quieran vivir una experiencia como ésta, así que cuéntanos tu historia y mándanos tu currículum a través de nuestro contacto. 😘