Hola chicas, hoy cambiamos de tema para hablar sobre uno de los tratramientos de estética más interesantes para la primavera y de cara al buen tiempo: la RADIOFRECUENCIA. Ya os he contado un poquito a través de instagram y algunas hasta lo habéis probado ya, pero como me habéis pedido más información os he preparado este post que espero que os ayude… y para que veais porqué soy MUY FAN de este tratamiento.

Para que veais como funciona os he preparado unos videos con todo el proceso con Virginia. Como vais a ver lo disfruto muchísimo y es uno de mis trucos para mantener la piel con ese aspecto super saludable.

Empezamos colocando una placa de cierre de circuito en la espalda. Como se trata de una corriente, para que circule necesitamos que forme un circuito cerrado, pero no os asusteis que no notareis nada y no tiene ningun peligro. De hecho es súper agradable sentir el ligero calor y el masaje, nada que ver con las tecnicas anticuadas que eran más molestas!

En una primera fase utilizamos un maniculo de diatermia que trabaja las capas más superficiales. Empezamos con un lado y seguimos con el otro; en total estamos unos 15 minutos.

En la segunda fase utilizamos unos maniculos resistivos para trabajar las capas más profundas. Son unas muñequeras con lo que transformamos nuestras manos en unos aparatos de masaje! Así mientras masajeamos, las manos hacen de hilo conductor de la radiofrecuencia y podemos trabajar la piel profundamente al mismo tiempo que masajeamos. Los movimientos son más profundos y enérgicos pero también es más cortito, estamos unos 10 minutos.

Al terminar retiramos el gel conductor y aplicamos un serum facial reafirmante con un masaje. Acabamos con una mascarilla que se deja actuar 10 minutos; es una mascarilla de celulosa y cuando ha pasado el tiempo necesario, no la retiramos sino que reaplicamos para que se acabe de absorber por la piel, para un efecto máximo. Terminamos con un masaje relajante, por supuesto!

Este tratamiento sirve para todo tipo de pieles; aunque está pensado para pieles más maduras que van a necesitar en general más sesiones para alcanzar los resultados deseados, se notan efectos desde la primera sesión. Desde el primer día vas a notar la piel más llena, tersa y con un aspecto más joven.

Es perfecto también como tratamiento flash antes de un evento, aunque como siempre lo mejor es ser constante y combinarlo con un mantenimiento en casa. Por eso lo mejor es que nos consultes primero tus necesidades y crearemos tu rutina a medida: Si necesitas un tratamiento choque para un evento (madrinas, invitadas…) os proponemos 6 sesiones, las 4 primeras se realizan una vez a la semana para un efectazo durante el primer mes, y las dos restantes las distribuimos en el tiempo para mantener los efectos. Para un mantenimiento continuado, lo mejor es hacer una sesión al mes, pero como os digo, dependerá de cada piel y cada necesidad. Para que os hagais una idea, el bono de 4 sesiones cuesta 300 € y cada sesión individual son 90€.

Lo mejor es que os paseis por el salón y Virginia os aconsejará y os ayudará en todo lo que necesiteis. 😘